Las Carmelitas Descalzas pertenecemos a una Familia consagrada al culto y amor a María, caminando hacia la plenitud evangélica en comunión con Ella.

Federación San José de GuadalupeLa presencia de María entre sus Hijas y Hermanas impregna totalmente nuestra vocación Carmelitana.

Cada Carmelita para responder al designio de Dios intenta expresar su amor a María a través de algunas prácticas piadosas como: el rezo del Rosario personal y comunitario, en algunas celebraciones Litúrgicas en su honor vividas en clima de Comunidad y de un modo muy particular llevando el Escapulario que manifiesta la pertenencia a la Orden y una consagración especial a María, con el compromiso de hacer vida en nosotros sus virtudes: el silencio, la soledad, la humildad y principalmente la obediencia, castidad y pobreza; ayudándonos unas a otras como verdaderas hijas y hermanas de María, que escuchan la Palabra del Señor poniéndola en práctica cada día.

Federación San José de GuadalupeSanta Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz han reafirmado y renovado la piedad Mariana del Carmelo. Ellos en efecto nos proponen a María como Madre y Patrona de la Orden, modelo de oración y abnegación en la peregrinación de la fe,humilde y sabia en la acogida y contemplación de la Palabra del Señor,totalmente dócil  a las mociones del Espíritu Santo, Mujer fuerte y fiel en el seguimiento de Cristo, asociada al dolor y al gozo de su misterio Pascual.

La contemplación de la Virgen María:es la perfecta realización de nuestro Ideal Carmelitano que se hace luz para seguir sus pasos.

Ella sobresale entre los humildes y pobres del Señor y es el ejemplo y modelo de la vida contemplativa que nos ayuda a configurarnos con Cristo su Hijo, para llegar así a la cumbre de la santidad.

El Carmelo es una Orden rica en Santos contemplativos que supieron vivir su vida Mariana en plenitud, imitándola en su FIAT pobre y humilde, encontrando en Ella el Modelo Perfecto para Llegar a Dios.

Santa Teresa de Jesús  no dice:

Humilde es María y con su humildad trajo al Señor al mundo, “No hay dama que así le haga rendir (a Dios) como la Humildad; esta le trajo del cielo en las entrañas de la Virgen”. De aquí la urgencia de imitar a María: “Parezcámonos en algo a la gran humildad de la Virgen Santísima…”

Edith Estein:

“María es el modelo de seguimiento para todo cristiano, pero fundamentalmente para la mujer”

“Ella es nuestra Hermana,

es la Reina del Carmelo,

Ella es Madre y protectora de los Carmelitas,

Ella es el modelo del perfecto orante,

Ella es modelo y guía en la vida de la perfección,

Y el modelo de la vivencia de los votos”.

Teresita del Niño Jesús:

“La Santísima Virgen es verdaderamente nuestra Madre, puesto que nuestros Monasterios le están particularmente dedicados”

¡Oh María, si yo fuera la Reina del Cielo y Vos fueseis Teresa, quisiera ser Teresa a fin de que Vos fueseis la Reina del Cielo!

Santa Teresa de los Andes:

“María eres la Madre del Universo entero.Tu Corazón está lleno de dulzura. A tus pies se postran con la misma confianza el Sacerdote como la virgen para hallar entre tus brazos al Amor de tus entrañas”.