Monasterio de Carmelitas Descalzas Orizaba, Ver.

Dirección

Colón Ote. 258

Apdo. postal 220

94300 Orizaba, Ver.

Tel/Fax  (272) 725 1462

Monasterio Santa María de Guadalupe y Santa Teresa de Jesús

El Carmelo de la ciudad de Orizaba fue fundado por iniciativa del Padre José María Bezares, sacerdote Filipense. Éste, después de haber obtenido el permiso de la autoridad Eclesiástica, del Gobierno Nacional y del estado de Veracruz, puso la primera piedra del futuro monasterio el 12 de Octubre de 1838 anexo al Templo del Calvario, cuya calle llevaba el mismo nombre (hoy Norte 4).
El 16 de Diciembre de 1851 salieron del monasterio de Santa Teresa de la ciudad de Puebla las Madres Fundadoras: Isabel María de la Encarnación, Ma. Antonia de San Ignacio y Josefa Mariana del Corazón de Jesús. Viajaron en carreta, haciendo cuatro días de camino. Por los pueblos por donde pasaban las recibían con alegría.
Antes de entrar a la ciudad les salió al encuentro el cura párroco acompañado de una comisión del Ayuntamiento y de un gran número de fieles. Llegaron a la iglesia parroquial donde bajaron con el rostro cubierto, subieron al Presbiterio, se arrodillaron ante el Santísimo Sacramento y entonaron un himno de acción de gracias. Terminada la ceremonia, los fieles que habían asistido formaron la procesión para acompañarlas hasta el nuevo monasterio. Al llegar a la puerta las religiosas besaron el suelo y entraron. El Vicario capitular les dio posesión del monasterio entregándoles las llaves. Así quedó oficial y jurídicamente realizada la fundación el 19 de Diciembre de 1851.
Cuando con la caída del imperio y el triunfo de la República se pusieron en estricta observancia las leyes de Reforma, las Carmelitas de Orizaba se vieron obligadas a salir de su convento el 22 de Abril de 1867, viviendo separadas en casas particulares. Sufrieron las consecuencias de las persecuciones religiosas, teniendo incluso que abandonar la ciudad y trasladarse nuevamente a Puebla.
El 5 de Mayo de 1975 regresaron a Orizaba, sólo eran 4 hermanas; pero no fue sino hasta 1953 cuando la Comunidad se trasladó definitivamente al lugar en que se encuentran en la actualidad. La obra de reconstrucción del actual convento se comenzó desde 1959 y quedó completamente terminada hasta 1986.
Queremos ofrecer con nuestra vida y este breve relato de nuestra historia, el testimonio de la fidelidad de Dios que, a través de los años y de las dificultades, nos ha sostenido hasta hoy “escondidas con Cristo en Dios”.

Contáctanos