Muy queridas Madres y Hermanas:

Con profunda alegría las hago participe de que el 20 de septiembre de este año, el Señor me consagro para sí mediante mis primeros votos en esta Comunidad de Santa Teresa de Guadalajara.

¡Qué de bendiciones he recibido con el don invaluable de la vocación! Primeramente con el llamado, que sin merecerlo en su infinita misericordia el Señor me concedió. Con la acogida por parte de la Comunidad, pues desde el primer día me recibió como una familia a si hija; cómo he de agradecerle su paciencia, cariño, comprensión y apoyo en estos mis primeros años en el Carmelo. También agradezco a Dios por la perseverancia cada día, cada instante en el deseo de servirle y ser fiel a su voluntad, eligiéndome como esposa de su Hijo.

Me encomiendo a sus oraciones para que María Santísima, Reina del Carmelo, me alcance la gracia de ser dócil a la obra de Dios en mi alma.

Hna. Sonia de la Misericordia de Dios

Carmelitas Descalzas Guadalajara, Santa Teresa

Federación Carmelitas Descalzas México