Convento de Carmelitas Descalzas Tulancingo

Dirección

Prol. 5 de Febrero 408

43600 Tulancingo, Hgo.

Tel/Fax (775) 753 0260

Monasterio de San José y Santa Teresa

Era el año de 1951, siendo Obispo de Tulancingo el Emmo. Sr. Miguel Darío Miranda, quiso una Comunidad de Carmelitas Descalzas en su diócesis y se dirigió a la Madre Margarita María del Corazón Eucarístico, Priora del Monasterio del Corazón Eucarístico, ubicado en el Distrito Federal para solicitar: “con el vivo deseo de que exista en territorio de nuestra Diócesis una residencia de religiosas de vida contemplativa, cuyas oraciones y “esta porción de la viña del Señor y muy señaladamente sobre la instrucción religiosa del pueblo y sobre las demás obras de apostolado que con la colaboración de seglares se emprenden y llevan adelante en todas las parroquias, concedemos nuestra licencia para que en el nuevo Monasterio del Patriarca San José y de Santa Teresa, se tenga diariamente la exposición solemne del Santísimo Sacramento”.
Madre Margarita María aceptó diciendo que: “si ninguna de sus religiosas quisiera aceptar, ella misma se ofrecería para cumplir la Voluntad de Dios palpable manifiesta”. Las hermanas elegidas fueron: María de la Paz Morales, María del Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús Béjar, María Inés del Corazón Eucarístico Valdés, María Gemma de la Eucaristía Padilla; posteriormente llegó la hermana María de San José Salgado.
El 25 de Diciembre quedó establecido el monasterio con Rescripto del 7 de Noviembre de 1951. Al día siguiente, tuvieron la dicha de tener con ellas expuesto al Santísimo Sacramento para rendirle siempre gratitud, amor, desagravio y oración contínua por los sacerdotes, la Iglesia, nuestra Orden Carmelitana y la humanidad entera.
Haciéndonos eco del amor que Nuestra Santa Madre Teresa de Jesús tenía por la Humanidad Sacratísima de Cristo, nuestro carisma fundacional es “sentir esa renovada necesidad de estar largos ratos de conversación espiritual en adoración silenciosa, en actitud de amor ante Cristo presente en el Santísimo Sacramento, manantial mismo de la gracia” (San Juan Pablo II, Eclesia de Eucaristía, 25).

Contáctanos