PRIMERA LECTURA: ISAIAS 55, 10-12
SALMO RESPONSORIAL: Del SALMO 64
SEGUNDA LECTURA: ROMANOS 8, 18-23
EVANGELIO: MATEO 13, 1-23

Reflexión DominicalPalabra (dabar) en hebreo significa: tarea, conducta, acontecimiento, acción. La imagen de la lluvia nos descubre el valor y la dinámica de la Palabra de Dios: la lluvia es un detonador de actividad en el ciclo de la vida: fecunda, genera; sólo tras un oculto proceso regresa a su origen. Ahora que Israel ve cómo la Palabra de Dios regresa a Él (= se cumple), pues la posibilidad de Salvación se acerca en el horizonte, es la hora de reflexionar y aprender del oculto proceso en el que ha estado vivificando la historia del pueblo; es hora de reconocer que Dios estaba tras las pasadas horas cruciales de Judá. Así como la lluvia desata el ciclo de la vida, así la palabra oculta de Dios movía la historia del mundo para desarrollar el ciclo de la salvación.

En esta parábola los elementos decisivos son la excelente calidad de la semilla y la disposición del terreno. El sembrador lanza una semilla de excelente calidad y lo hace con la generosidad y esperanza de quien ama su campo de cultivo. El otro elemento decisivo, el terreno, responde de diferente manera según la ‘calidad’ de la tierra. La buena disposición de cada pedazo de la parcela constituye el factor decisivo para el éxito de la empresa. La semilla es buena, pero no siempre el terreno que responde de manera desigual.
La disposición del terreno se refiere a la actitud de las personas. Algunas se dejan cultivar y ofrecen una tierra apta donde la semilla echa raíces profundas. Otras, en cambio, ofrecen terrenos donde la semilla se pierde por exceso de dureza, por descuido, superficialidad o negligencia. La expresión ‘dar frutos’ tiene un valor muy preciso en la Biblia y se refiere siempre a la respuesta positiva del ser humano al proyecto de Dios. Pero no a cualquier proyecto presentado en nombre de Dios, sino a la propuesta que Jesús de Nazaret ha llamado ‘reinado de Dios’, donde sea posible al amor solidario, la libertad para hacer el bien y la justicia responsable. El que oye la parábola se siente interpelado, no puede permanecer indiferente, se adhiere a ella o la rechaza, pues la parábola toca las fibras más íntimas de su ser.

P. Fr. Antar Elías Chain OCD