PRIMERA LECTURA: SABIDURÍA 2, 12. 17-20
SALMO RESPONSORIAL: Del SALMO 53
SEGUNDA LECTURA: SANTIAGO 3, 16- 4,3
EVANGELIO: MARCOS 9, 30-37

Reflexión DominicalNo hay ninguna enseñanza de Cristo a la que los apóstoles hayan resistido con mayor obstinación que la de su rebajamiento, su humillación, su cruz. El Evangelio de hoy hace revivir de una forma dramática esa oposición entre las ideas de Dios y los que no tienen más que pensamientos humanos.
Jesús acaba de confiar a sus discípulos sus sentimientos más íntimos, su certeza creciente de que va al encuentro del sufrimiento y de la muerte. Pero ellos no entienden esas palabras. Sólo adivinan en ellas lo bastante para esquivar ese desagradable tema de conversación. Por eso no piden ninguna explicación más detallada. Más aún, los discípulos dejan solo a Jesús con sus pensamientos demasiado sombríos. Retrasan un poco el paso y se entregan con pasión a su discusión favorita: sobre sus posibilidades de éxito, sobre su jerarquía, sobre el lugar que va a ocupar cada uno en el Reino de Dios.
Jesús no tiene necesidad de una ciencia sobrenatural para adivinar el tema de sus conversaciones: seguramente se exaltaron un poco, empezaron a gritar, hubo disputas y divisiones. Al final, ya en casa, les pregunta. Pero ellos, como alumnos sorprendidos en falta, se callan. Entonces el Señor les da la regla de oro de su reino, les enseña la verdadera jerarquía de su Iglesia: “Si uno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.
Tal vez nosotros seamos como los apóstoles: nos repugnan esos consejos de humildad, esas predicciones de fracasos. Sin embargo, la mayor originalidad del cristianismo está allí, en la revelación de un Dios que no quiere ser servido, sino servir; un Dios que no exige que nos postremos ante Él, sino que le dejemos lavarnos los pies o servirnos a la mesa; un Dios manso y humilde de corazón, que abandona todos sus derechos, para obtener solamente el de servir.
Jesús destruyó el ídolo de un Dios que reina como soberano sobre la humanidad postrada ante Él. Y desacralizó el poder, la autoridad, el dominio: “Los reyes de las naciones gobiernan como señores absolutos y los que ejercen la autoridad sobre ellos, se hacen llamar bienhechores; pero no así vosotros…” (Lc 22,25s).
Desde entonces el cristiano sabe que para asemejarse a Dios no se necesita ser rico, ni sabio, ni fuerte ni majestuoso: basta con amar más, con servir más, cada uno de nosotros puede ser como Dios, sin salirse de su nivel, sin cambiar de lugar, haciéndose el último de todos y el servidor de todos.
La omnipotencia de Dios es una omnipotencia de amor, y no una omnipotencia de fuerza y de autoridad. Dios es Dios, no por ser el primer servido, sino por ser el primer servidor. Nadie se entrega como Él, nadie puede comunicarse tanto como Él, nadie se consagra a los demás como Él. “El que acoge a un niño como éste en mi nombre, me acoge a mí y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado”. ¿Qué significa esta palabra? ¿En qué se parece Dios a un niño?
Lo que Jesús quiere decir aquí es para nosotros como el corazón del Evangelio. Los sabios y los filósofos decían que Dios creó el mundo para su gloria, que Él es el ser supremo, el creador y la finalidad del universo.
Pero Jesús, en el Evangelio de hoy, afirma que Dios es como el pobre, el pequeño, el niño – esto es, como uno que no importa, uno del que se puede prescindir fácilmente. Pero Dios no se preocupa de su gloria. Dios no reclama nada para sí; lo da todo a los demás.
Los grandes de este mundo quieren ser amados, honrados, servidos, temidos. Dios no quiere nada de eso, ni reconoce como suyo al que busca esas cosas. Dios es el ser más humilde, el más ignorado, el menos considerado del universo. Pero tiene una fuerza de amor que hace existir y crecer a todos los demás. Él pone su gozo en darse, en servir. Y es de Dios aquel que obra también así. Lo podemos ver en los Santos y sobre todo en la Sma. Virgen: Ella, en la hora de la Anunciación, se proclama la ESCLAVA DEL SEÑOR. Cuando el ángel le anuncia que Ella será Madre de Dios, entonces María comprende que esta vocación le exige convertirse en la primera servidora de Dios y de los hombres. Queridos hermanos, el Señor nos invita hoy, mediante este Evangelio, a crecer en el espíritu de entrega y servicio. Sigamos, entonces, el ejemplo de Jesús y de su Madre María convirtiéndonos en servidores generosos de las personas que nos rodean: cónyuge, hijos, hermanos, compañeros, vecinos.

P. Fr. Antar Elías Chain ocd